Cómo crear tu empresa

crear empresa

¡Enhorabuena! Has decidido lanzarte a crear tu empresa, pero no sabes cómo hacerlo. En este artículo te explicamos los trámites que debes llevar a cabo para constituir una sociedad en España. A la hora de crear tu empresa, debes seguir los siguientes pasos: 

  1. Escoge la forma jurídica que mejor se adapte a tus necesidades
  2. Has de contactar con el Registro Mercantil
  3. Tendrás que redactar los estatutos sociales
  4. En este momento, es cuando puedes constituir la sociedad ante un notario
  5. Debes solicitar el NIF de tu nueva empresa
  6. Has de inscribir tu empresa en el Registro Mercantil
  7. Darte de alta en el Impuesto sobre Actividades Económicas
  8. Libro de Sociedades
  9. Inscribir la empresa en la Seguridad Social
  10. Deberás ser autónomo
  11. Registrar las patentes y marcas

La forma jurídica adecuada para tu empresa

Existen hasta 20 tipos de empresas que puedes crear. Las formas jurídicas más comunes son:

  • Empresario individual o autónomo: un socio, no existe capital mínimo y respondes con todos tus bienes.
  • Comunidad de Bienes: mínimo de dos socios, tampoco existe un mínimo de capital y los socios responden con todos sus bienes.
  • SL: Sociedad de Responsabilidad Limitada: para crear una sociedad limitada es necesario un socio como mínimo, existe un capital mínimo de 3.000€ para constituir la sociedad y los socios responden con el capital aportado.
  • SA: Sociedad Anónima: un socio como mínimo, existe un capital mínimo de 60.000€ para constituir la sociedad y los socios responden con el capital aportado.
  • Sociedad Limitada Nueva Empresa: entre 1 y 5 socios, con un capital mínimo de 3.000€ y máximo de 120.000€ donde los socios responden con el capital aportado.

Hay más formas jurídicas, y puedes consultar todas estas formas existentes en el portal de creación de empresas del Ministerio de Industria, Comercia y Turismo.

Comunicación con el Registro mercantil

Este primer contacto con el registro mercantil, no quiere decir que tengas que inscribir tu empresa en el registro, sino que es un trámite en el que debes pedir la certificación negativa del nombre de la empresa que quieres crear. Básicamente, verificas que el nombre de la sociedad que quieres formar no está en uso o reservado por otra empresa.

Realmente no estás obligado a hacer este trámite si eres un empresario individual o un autónomo. Sin embargo, para el resto de formas jurídicas sí es obligatorio.

Este certificado lo puedes solicitar por medio de la web del Registro Mercantil Central. También puedes solicitarlo presencialmente en cualquiera de sus oficinas.

Establece los estatutos sociales

Para poder constituir la empresa se necesita escribir el conjunto de normas por las que se regirá dicha empresa y que serán incorporados posteriormente en la escritura pública de la constitución.

Para crear estos estatutos, puedes contratar a un abogado. Aunque, si vas a trabajar en conjunto a una gestoría, esta misma puede ser la encargada del trámite.

Los puntos principales que estos estatutos sociales han de recoger son:

  • Denominación
  • Domicilio
  • Actividad de la empresa
  • Capital
  • Administración de la sociedad
  • Acuerdos adoptados

Constitución de la sociedad ante un notario

Los socios constituyentes de la sociedad deben firmar la Escritura Pública de Constitución de la Sociedad ante un notario. Este trámite es uno de los necesarios antes de inscribir tu empresa en el Registro Mercantil.

Pide el NIF

El NIF, como bien sabéis, es el número de identificación fiscal de cada empresa en la Agencia Tributaria.

Al principio, te darán un código provisional. Antes de superar los 6 meses desde la solicitud obtendrás tu NIF definitivo.

Registra tu empresa en el Registro Mercantil

Al fin, después de tanto trámite, ha llegado el momento de registrar tu empresa para conseguir toda la capacidad jurídica de esta.

Para poder registrarse necesitamos tener lista esta documentación:

  • Escritura Pública de la constitución de la sociedad que queremos formar
  • El NIF
  • Si se aplicara a tu forma jurídica, también tendrás que presentar la liquidación del impuesto de transmisiones patrimoniales.

Como vimos antes, este también es un trámite voluntario para empresarios individuales.

Date de alta en el IAE 

IAE – Impuesto de Actividades Económicas – es un impuesto local que grava la realización de actividades comerciales, profesionales o técnicas. Aunque las empresas con una facturación inferior a 1 millón de euros están exentas del pago, también es necesario registrarse para este impuesto. Puede presentar su solicitud hasta con 10 días de anticipación antes de comenzar a hacer crecer su negocio.

Libro de sociedades

Para crear una empresa, es necesario certificar el libro de actas, el libro de inventario, el libro de contabilidad anual y el libro diario en el registro comercial de la provincia en la que opera.

Inscripción de la empresa en la Seguridad Social

El siguiente paso que debes dar antes de iniciar operaciones es registrar tu negocio en la Administración del Seguro Social. Para esto debe tener una escritura de constitución registrada válida. Esta acción es necesaria. Sin él, no puede contratar trabajadores para su negocio.

Date de alta como autónomo

Habitualmente, quienes desempeñen funciones de dirección ejecutiva o gestión empresarial deberán darse de alta en el Sistema Especial de Trabajadores Autónomos. O, cuando no llega allí, la persona que ejerce control sobre él.

Registro de patentes y marcas

Este no es un trámite obligatorio, pero debes saber que al inscribir tu empresa en el Registro Mercantil, no estás protegiendo legalmente tu marca. Para ello, en la Oficina Española de Patentes y Marcas puedes proteger tu marca y nombre comercial durante 10 años, prorrogables indefinidamente. Esto incluye las palabras, combinaciones de palabras, imágenes, números, símbolos, gráficos, letras, números o formas tridimensionales que definen su trabajo.

¿Ya sabes cómo empezar?

A nivel legal, ya tienes todo en orden. Por supuesto estos pasos no son universales para todo tipo de empresas o negocios que existen. En algunos casos, es necesario solicitar un permiso de apertura, un permiso de funcionamiento, un certificado especial, etc.

Para evitar bordar, se recomienda investigar en los PAE (Puntos de Atención al Emprendedor) en su condado. Estas entidades le ayudarán en el proceso de constitución de su empresa, y le asesorarán y asistirán en el inicio del proceso a través de un único DUE o documento electrónico.

Primeros pasos como empresa

Acabamos de ver 11 pasos para establecer su negocio legalmente. Sin embargo, todavía tienes un largo camino por recorrer antes de ponerte a trabajar y puedes ver cómo empezar. Para ello, te recomiendo que tengas en cuenta estos otros pasos para acercar tu trabajo al público:

  1. Análisis de mercado.
  2. Haz un plan de acción.
  3. Crea tu estrategia comercial.
  4. Comienza con el marketing por correo electrónico.
  5. Contrata un buen gestor o abogado financiero

1. Haz un análisis del mercado

Tienes que hacerte preguntas sobre el público hacia el que te diriges, necesidades que tu empresa quiere cubrir, cuál es la competencia a la que te enfrentas, con qué factores diferenciadores cuentas, etc.

Todo esto es un análisis de mercado. Poder conocer las características mercantiles que envuelven a tu empresa es algo clave.

Como es de esperar, todo depende del sector y tu empresa, nunca encontrarás dos exactamente iguales. El hecho de que funcione o no dependerá mucho de las particularidades específicas de cada sector, región y competencia.

2. Plan de acción

Al crear tu empresa propia necesitamos crear una planificación, esta nos servirá de guía para nuestra nueva empresa.

El plan de empresa, debe contener toda la información sobre la idea que tienes de negocio, un análisis de si es viable o no, técnicamente, comercialmente y financieramente, además de las estrategias a emplear.

Con el plan de empresa podrás ver con antelación los pasos a seguir y conocer en qué debe mejorar tu empresa.

Aparte, podrás presentar tu idea de negocio a empresas externas que quieran ayudar y apoyar tu idea, ya sean entidades financieras, empresas colaboradoras, etc.

3. Estrategia comercial

El crear un plan de marketing es necesario. Con este, podrás definir la manera de alcanzar metas y objetivos que hayas propuesto para tu empresa.

No te centres únicamente en el tema del precio o el diseño de los productos. Porque el marketing ha evolucionado y ya no solo se trata de que todo se vea bonito. Es importante también poder darse a conocer por medio de las redes sociales, también un factor diferenciador que encontramos es la posibilidad de recibir pagos online, etc.

En definitiva, internet es muy importante y tu estrategia de marketing tradicional, junto con la estrategia comercial online serán el desencadenante perfecto de tu fama y de la viabilidad de tu empresa.

4. E-mail marketing

Tener comunicación con tus clientes es algo primordial. Este tipo de marketing te acerca a tus clientes.

A través del e-mail podrán conocer lo nuevo que ofrezcas, saber que piensas en ellos, incluso hacerles llegar material exclusivo para aquellos que estén suscritos a tu e-mail.

Gracias a esta herramienta, tu, tu negocio, y tus clientes estaréis conectados y eso hará que la confianza que depositen tus clientes en tu empresa sea mayor.

5. Contrata un abogado o gestor

Como último consejo te podemos ofrecer este.

Contrata un gestor económico o un abogado financiero para que se haga cargo de la banca, finanzas, bienes, etc.

Esto te quitará de encima una carga y podrás tener más tiempo para dedicarte a otras cuestiones de la empresa.

Obviamente no has de desentenderte de esta materia, pero algo de ayuda nunca viene de más.

Nos encargamos de todo

Si tienes alguna duda o te gustaría iniciar el proceso de constitución de tu empresa, contacta con nosotros para cualquier duda que tengas y/o para iniciar los trámites necesarios.

Volver arriba