Negligencias Médicas

negligencias médicas

Alguna vez te has preguntado, «¿Qué son las negligencias médicas?» Ya sea que hayas venido por curiosidad o porque has tenido o crees haber tenido un caso de negligencia médica, vamos a ayudarte con eso. Quédate y averigua todo lo que necesitas saber sobre las negligencias médicas.

El Código Deontológico

El código deontológico se trata de un documento que recopila un conjunto de normas y criterios que aceptan aquellos que van a comenzar con cierta actividad profesional. Estos se ocupan de los aspectos fundamentales del trabajo al que están ligados.

Las normas que están escritas en este documento, se pactan y aprueban de forma unánime por cada uno de los trabajadores de la profesión para las que se hacen estos códigos.

Los códigos deontológicos son guías de cómo deben comportarse y qué objetivos han de cumplir los trabajadores para que hagan su trabajo de manera excelente.

Cada código deontológico tiene como responsable un Colegio Profesional que vela por su cumplimiento.

Qué son las negligencias médicas

Para empezar, la definición de «negligencia médica» es cualquier acto que un profesional sanitario haga u omita, desviándose de lo que dictan las normativas de la medicina, y además causando un daño o lesión física o moral, ya sea al paciente o a sus familiares.

Negligencia y mala praxis

La mala praxis es una de las causas básicas de las negligencias. Porque si no haces bien las cosas desde el principio, no puedes esperar que el árbol de buenos frutos.

La mala praxis es la responsabilidad que tiene un profesional por actos que han sido realizados y que son susceptibles de ser tomado por negligencia.

Negligencia médica y daño moral

Una de las repercusiones que suelen tener los descuidos médicos es la de el «daño moral».

No existe una definición exacta de lo que es el «daño moral» porque para cada persona puede ser una cosa u otra. Algo que si que tienen en común todas estas «definiciones», es que se trata de «el precio del dolor».

Normalmente «daño moral» se refiere a la disminución de los derechos y bienes de una persona. También se refiere a lo que afecta en el ámbito psicofísico. Es decir, en cuanto al sufrimiento, ansiedad o incluso renombre de la persona.

Todo esto incluye la definición de daño moral. Esto es un concepto que está totalmente aceptado por los tribunales.

¿Cuándo prescriben las negligencias médicas?

La prescripción por norma general es de 1 año, pero existen casos en los que no. Esto también varía dependiendo de si es en una institución pública o privada.

Negligencia médica en institución pública:

Cuando se reconoce que una negligencia médica ha sido efectuada, desde el momento en que se produjo la negligencia hasta su prescripción ha de transcurrir 1 año. Pero, si por causa de la negligencia, el paciente en cuestión ha sufrido un daño o enfermedad grave, no empezará a contar el año hasta que no se haya estabilizado o curado el paciente.

Negligencia médica en institución privada:

En principio, no varía el plazo respecto a la institución pública, excepto en el caso de que al paciente afectado se le hayan quedado secuelas. En estos casos, el plazo de prescripción puede llegar hasta los 5 años (a excepción de si ha ocurrido en Cataluña, cuyo plazo se amplia hasta los 10 años). Y el plazo para poder reclamar comienza desde la fecha en la que se conozca el alcance de los daños y secuelas en el paciente.

Negligencias médicas: Cómo reclamar

Una vez se haya efectuado la negligencia médica, lo primero que debes hacer es pedir asesoramiento a un abogado. Posteriormente decidiréis según proceda el método que habéis de elegir.

Existen 3 vías por las que puedes presentar una reclamación de este tipo:

  • La responsabilidad patrimonial:
    • Esta presenta una reclamación por indemnización frente al orden contencioso administrativo cuando la negligencia médica ha ocurrido en un centro sanitario público
  • La responsabilidad civil:
    • Esta se presenta ante los tribunales de lo civil para reclamar la negligencia médica a fin de obtener una indemnización que cubra los daños físicos y morales. Normalmente se presenta hacia las instituciones de salud privadas y seguros.
  • Responsabilidad penal:
    • Esta es la vía más extrema. Mediante esta vía no solo se presenta la reclamación a fin de conseguir una indemnización, si no que además busca que se inhabilite al profesional en cuestión. Puede llegar incluso a acarrear multas o llegar a prisión.

Como ya hemos mencionado para todo este proceso, recomendamos que consigas un abogado que te asesore y ayude con todo lo que hay que hacer. ¡Haz click en el botón de abajo para conseguir tu abogado!

Negligencias médicas: Indemnizaciones

El abogado que escojas, hará el cálculo de la indemnización que te correspondería por la negligencia médica efectuada antes incluso de comenzar el proceso legal. Así sabrás a qué cantidad de dinero aspiras al ganar el caso.

Esta cantidad no se calcula mediante algún estándar establecido, sino teniendo en cuenta casos similares y sentencias anteriores. Así más o menos se puede calcular estas indemnizaciones por negligencias médicas.

La cantidad a recibir variará dependiendo de qué tipo de negligencia haya sido cometida por parte del médico y de las repercusiones que estas tienen sobre el paciente.

Las indemnizaciones a recibir van desde 31€, que es para las negligencias médicas simples, las cuales le impiden al paciente trabajar un día; hasta llegar a las negligencias médicas con resultado de muerte, donde los familiares pueden llegar a recibir millones.

Negligencias médicas más comunes

Existen tipos de negligencias médicas, y algunas son más comunes que otras, en este caso, vamos a describirte los casos más comunes dentro de las negligencias.

  • Imprudencia:
    • Se trata de los casos en los que el profesional actúa de una forma innecesariamente arriesgada. También se produce cuando el médico opine que las posibles graves repercusiones no sucederán en tu caso.
  • Error en diagnóstico:
    • Como ya bien dice el nombre, el diagnóstico que da, es erróneo, y esto conlleva que al no dar con el diagnóstico correcto no te puedan aplicar un tratamiento que te podría haber curado de no ser por el retraso y error en diagnóstico.
  • Error en la intervención quirúrgica:
    • El entrar a quirófano es un hecho muy delicado. Los profesionales también tienen errores, y eso es un peligro muy grande. Unas de las peores negligencias médicas son las ocurridas en quirófano, donde tienen literalmente tu vida en sus manos. Un ejemplo de esto sería que por error dejen algo externo dentro de ti o practiquen cortes incorrectos. Cosa que es más común de lo que crees
  • Prescripción errónea o inapropiada:
    • Que un médico te recete medicamentos equivocados es algo muy común. Lo más leve que puede pasar en estos casos es que simplemente no haga efecto y no te provoque ninguna reacción o daño. Pero también puede pasar lo contrario, es decir, que al recetarte medicamentos erróneos tu situación empeore, no te recuperes o incluso que te hagan alguna reacción o daño.

Negligencia médica al nacer

Los partos por norma general son un motivo de alegría a la vez que de preocupación. Y es que es normal, es un nuevo miembro en nuestra familia.

Hay veces que ocurren situaciones y casos inesperados que pueden ser inevitables donde el niño sufre algún tipo de lesión. Pero algunas veces este daño o lesión podría haber sido evitado si el médico encargado hubiera actuado de una manera diferente. En resumen, cometió una negligencia médica en este momento tan importante como ese.

Si deseas reclamar esta negligencia médica, debes tener en cuenta que debes demostrar que el médico:

  • Era responsable del afectado.
  • Falto a su responsabilidad con el paciente.

Además, se ha de demostrar que:

  • Hay relación de causa entre la falta del profesional y el daño que el paciente ha sufrido.
  • El daño que ha sufrido sea real y pueda ser demostrado.

Si estos requisitos son aplicables a tu caso, entonces la negligencia médica ha tenido lugar en tu parto. Y debes reclamarla.

Negligencias odontológicas

Las negligencias dentales, suceden cuando un dentista toma decisiones que difieren de los estándares médicos establecidos, y dicha decisión termina provocando algún daño, ya sea físico o moral al paciente.

Los ejemplos más típicos dentro de las negligencias odontológicas son:

  • Diagnósticos erróneos
  • Error en tratamiento
  • Falta de herramientas adecuadas o higiene apropiado para el tratamiento
  • Carencia en el seguimiento del paciente

¿Cómo reclamar negligencias odontológicas?

Si tienes claro que tu caso entra dentro de las «negligencias odontológicas», deberás reclamarlo. Para reclamar un descuido de este tipo, primero, como siempre, es conveniente tener un abogado.

Los pasos a seguir para reclamar la negligencia son:

  • Solicitar el historial clínico:
  • Has de conseguir un informe especializado:
    • Este es un informe hecho por un odontólogo o perito que valore si realmente se trata de negligencia o mala praxis

A partir de ahí tienes 2 opciones para reclamar:

  • La vía «amistosa«:
    • Cuando ya has recopilado la información necesaria, se intenta reclamar de forma amistosa con la clínica dental en cuestión.
  • La vía judicial:
    • Si la vía amistosa falla, nos queda la segunda opción. Presentar una demanda judicial. La solución la obtendremos de la mano de la sentencia del juez, o puede que se llegue a un acuerdo antes de la sentencia

Negligencias médicas abogados

Una vez reconocemos una negligencia médica, llega la primera duda. ¿Necesito un abogado?

En la mayor parte de los casos, no, no necesitas un abogado, pero si es recomendable conseguir uno. El proceso es muy tedioso y complicado. Es mejor contratar un abogado para ahorrarnos muchos dolores de cabeza y hasta errores que nos pueden perjudicar.

Lo mejor en los casos de negligencias médicas, es encontrar un buen abogado que te pueda asesorar en todo el proceso, para que sea más llevadero. Además de que esto te dará más posibilidades de conseguir una indemnización más elevada de la que podrías conseguir tu.

Por eso, recomendamos que contactes con un abogado de inmediato.

Volver arriba