El contrainforme pericial psicológico

contrainforme

El contrainforme es un informe que emite un perito psicólogo, solicitado por una parte en un proceso jucial o por su abogado. 

Este informe puede ser solicitado cuando la parte siente que el informe previo no está actuando de forma beneficiaria hacia sus intereses, y requiere uno nuevo. También existe el caso en que el Juez encuentre algunas discrepancias o errores y solicite un nuevo informe para resolver las cuestiones.

Sirve para valorar otro informe psicológico realizado previamente. Esto se hace para analizar los errores metodológicos, analizar los datos y extraer conclusiones forenses. Se analizan de manera detallada los datos que se han obtenido y sus respectivas conclusiones, detectando el mayor número de errores para impugnar el informe pericial psicológico original.

A instancia de parte se evaluarán los informes preceptivos para la realización de un nuevo informe o, en su caso, se ratificarán los ya existentes

El Colegio Oficial de Psicólogos, comunicó unos aspectos éticos a tener en cuenta en los contrainformes, como son:

  • Independencia. Artículo 16.
  • Imparcialidad. Artículo 15, artículo 24.
  • Solidez / Fundamentación. Artículo 16, artículo 29 y artículo 48
  • Respeto. Artículo 22
  • Confidencialidad / Consentimiento. Artículo 40, artículo 41, artículo 43

No se trata de desechar o condenar el contrainforme: ha de estar sometido a la crítica y a la revisión de manera fundada, con unos límites y condiciones deontológicas para que sea éticamente admisible.

El segundo informe incluye los resultados del primer informe y añade otros datos o conclusiones alternativas. Son herramientas que todo abogado puede considerar ya que ofrecen una perspectiva al informe remitido por el equipo psicológico del juzgado y puede ayudar para quitar los datos y conclusiones que no eran sólidos en el informe psicológico original.

De ninguna manera en el contrainforme se ha de hablar de personas físicas ni casos particulares, ni tampoco se ha de incluir ningún dato que no haya sido previamente evaluado por el autor del contrainforme. Y el psicólogo que va a realizar el contrainforme, debe comprobar que la persona a la que se refiere el informe autoriza el acceso a los datos personales reflejando su consentimiento en el mismo.

Es una valoración de un acto sobre unos hechos, no es una crítica hacia el profesional pero se cuestionan las técnicas o instrumentos, siendo respaldado con citas y sin aparecer opiniones o afirmaciones sin una sustentación científica.

Los errores más comunes en las periciales psicológicas son:

  1. Errores en la definición
  • Ambigüedad en el objeto de la pericia: debe de contestar las preguntas de para qué se solicita, es decir, su finalidad, el peticionario (quién lo está solicitando), el objeto pericial (que se solicita) Estos puntos han de ser respondidos y precisos.
  • Emplear términos legales: no incluir terminología jurídica en el dictamen psicológico forense.
  1. Errores en la metodología
  • No ser neutral. Hay que poner conclusiones, y estas han de estar apoyadas en datos objetivos y contrastados. 
  • Formular preguntas sugestionables. Si las preguntas que hacemos en las entrevistas son cerradas o no son del carácter que se requiere, va a comprometer a la validez y a la fiabilidad.
  • No contrastar información: toda la información que recaudamos en las entrevistas ha de ser contrastado mediante otras fuentes (p.ej: entrevistas)
  • Evaluación demasiado larga.
  • Pruebas psicométricas poco fiables. Se ha de ser consciente del tipo de herramientas que vamos a aplicar: instrumentos estandarizados con una evidencia científica con fiabilidad y validez.
  1. Errores en la interpretación
  • No integrar los resultados obtenidos: no se debe de tener en cuenta los datos de forma aislada, sino agrupar toda la información y buscar la congruencia en su conjunto.
  • Exponer opiniones personales, inferencias… Toda esta información es subjetiva, y por tanto, carece de apoyo empírico.
  1. Errores en las conclusiones
  • No argumentar las conclusiones: es importante llegar a las conclusiones, pero explicarlas también. 
  • Obviar el objeto pericial: el objeto pone de manifiesto preguntas que se irán desarrollando a lo largo del informe así que las conclusiones van a dar las respuestas de las preguntas planteadas al empezar el informe.

El proceso adecuado para realizar un peritaje psicológico sería:

  1. Contacto inicial con la parte y su abogado
  2. Estudio de la viabilidad del contrainforme
  3. Proceso de la evaluación
  4. Redacción del informe
  5. Puesta en común
  6. Ratificación

Contrainformes en custodia de menores

En cuanto a la custodia, esta responde al concepto de implicación de crianza de los hijos y la corresponsabilidad parental. Para evaluar la idoneidad de los progenitores para la custodia del menor, se tendrán que evaluar varios factores para garantizar un bienestar para los hijos. 

El dictamen puede ser emitido por un perito acordado por ambas partes, pero generalmente en procesos sobre custodia, el juez es quien designa a un perito psicólogo de oficio.

Volver arriba