Mediación Civil

mediaición civil

La mediación civil, como alternativa a la vía judicial, permite resolver conflictos entre particulares. Los más comunes son los conflictos entre propietarios e inquilinos, en comunidades de vecinos (tema obras y ruidos, entre otros), también en reparto de herencias, en licencias, conflictos matrimoniales, etc.

La mediación es el proceso mediante el cual un experto (el mediador) se coloca en medio de dos partes en conflicto, haciendo lo posible para resolver sus problemas, y llegado el caso, suscribir un acuerdo.

El mediador

El profesional debe respetar el Código de conducta europeo para mediadores (2004), y si además el mediador es abogado, el Código Deontológico de la Abogacía Española.

El mediador debe tener una conducta profesional íntegra, honrada, leal, veraz y diligente; actuación
de acuerdo con las exigencias de la adecuada práctica profesional y de la buena fe; dedicación; competencia; independencia y neutralidad, imparcialidad; confidencialidad y secreto profesional; suministro de
información, en fin, sobre las características y finalidad del procedimiento de mediación, el papel de las partes y del mediador en él mismo y los honorarios correspondientes a éste, cuando la mediación sea remunerada.

El acuerdo en mediación civil

En muchas ocasiones, la mediación -si tiene éxito- determina la celebración, por las personas con las que se ha mediado, de un acuerdo transaccional mediante el cual y como ha quedado dicho se pone fin a todas las disputas existentes entre las mismas o a algunas de ellas, cabiendo también, en el ámbito del Derecho de familia que tal acuerdo se plasme, específicamente, en un convenio regulador o, si cabe, en cualquier otro negocio jurídico singular y propio de la materia, normas imperativas sabidas y respetadas necesariamente.

Para la redacción del acuerdo se han de tener presentes los artículos 1809 a 1819 del Código civil, y, muy en particular, los artículos 1809 a 1814, que se ocupan de señalar quienes pueden transigir y sobre que materias. Han de tener presentes también los artículos concordantes con los mismos del citado Código -162 a 168 (en sede de patria potestad), 268 a 273 (en sede de tutela) y 1713 (en sede de mandato), cuando menos-. Se han de tener en cuenta, también, determinados artículos de la vigente Ley de Enjuiciamiento Civil -Ley 1/2000, de 7 de enero- como los artículos 6 a 11, los 19 a 22 y los 414 a 429.

La mediación vecinal:

Trata de la resolución de conflictos que existen entre los integrantes de una comunidad de vecinos, y también a aquellos conflictos que afectan a la propia comunidad en su conjunto, sin tener que recurrir a tribunales, ni a demandas.


Los conflictos más comunes entre vecinos son:
  • Obras, ya sean en la comunidad o privadas.
  • Ruidos y horarios de descanso.
  • Casos de acoso vecinal.
  • Desatención o abandono de zonas comunes.
  • Desatención o abandono del espacio privado ( malos o lores, ruidos, roturas…), si esto afecta a la comunidad o espacios comunes.
  • Uso indebido de las zonas comunes.
  • Contratación de servicios externos.
  • Desconocimiento de las normas de la comunidad.
  • Falta de estatus comunitarios y normas de convivencia.


La mediación en sucesiones y herencias:

Las herencias pueden causar enfrentamientos entre familiares. La mediación nos permite afrontar esta situación de una forma más tranquila y resolver las diferencias, sin tener que llegar a un procedimiento de tipo judicial, ayudando a sí a mantener los vínculos familiares, y evitar los conflictos a nivel más personal.


Entre las s ituaciones conflictivas más c omunes derivadas d e tema de herencias,
encontramos:
  • Desacuerdos entre herederos relacionados con el reparto.
  • Diferencias entre los herederos y el cónyuge viudo/a.
  • Incumplimientos de los legados o disposiciones testamentarias.
  • Asuntos relacionados con la masa de la herencia de bienes y su valoración.


Mediante la mediación civil, también nos podemos adelantar a conflictos futuros respecto a la herencia:

  • Testando y dejando claras las voluntades desde antes, facilitando de esta manera
    que el reparto futuro entre herederos no genere conflictos.
  • Dejar nombradas las figuras que pueden facilitar el inventario, la valoración de
    los bienes.
  • Dejar incluidas las condiciones que faciliten el uso de formas pacificas como l a
    mediación, para casos de conflictos en el reparto.

La mediación en conflictos de propiedad horizontal:

La propiedad horizontal es una institución jurídica que trata del conjunto de normas que regulan la división y organización de los distintos inmuebles, como resultado de la separación de un edificio o terreno común.
La propiedad horizontal no es un bien inmueble en sí, sino un régimen que reglamenta como se divide un bien inmueble y la relación entre los propietarios de los bienes comunes y privados que han sido integrados de un terreno o comunidad.

mediación
Volver arriba