Mediación Mercantil

mediación mercantil

Se desarrolla en el ámbito empresarial, tiene como fin restaurar las relaciones en la empresa. Entre empresario-trabajadores; entre trabajadores, jefes y trabajadores, el ahorro de costes y recursos, fortalecimiento de la solvencia de las empresas, clientes como con proveedores, etc.

La Mediación Mercantil trata aquellos problemas que se derivan de las Relaciones Externas de la Empresa o Sociedad.

Los conflictos más frecuentes en los que se aplica la mediación mercantil incluyen:

Conflictos entre empresas o empresarios individuales:

Resultante de la realización de un contrato. Por ejemplo, una parte considera que ha cumplido la obligación de entrega e instalación de una determinada línea de producción, mientras que la otra comprende que no lo ha hecho correctamente.

A raíz de la interpretación que concibe cada parte de los términos del contrato. Por ejemplo, una de las partes entiende que es válida la cláusula que limita los daños indemnizables al importe del precio del contrato, mientras que la otra entiende que no lo es y que se han de indemnizar los daños reales.

Conflictos entre empresas y particulares:

  • Causados por contratos de agencia y distribución: En base a si se han cumplido los objetivos mínimos de venta, si se han respetado los posibles pactos de exclusividad, entre otros motivos.
  • Conflicto de administración desleal o fraudulenta.
  • Conflicto causado por un daño provocado a un particular por un producto fabricado o importado por una empresa: Responsabilidad por daños causados por productos defectuosos.

Conflictos internos en empresas familiares:

  • Cuando dos o más miembros de la familia comparten la administración y responsabilidad de la compañía, y tienen distintas opiniones acerca de las decisiones a adoptar. Como, por ejemplo, hacer una inversión arriesgada, pero con un elevado retorno en caso de éxito, o expandirse a nuevos mercados, o hacer una fábrica nueva con tecnología puntera.
  • Cuando aparecen diferencias profesionales a las que pueden sumarse problemas personales y familiares. Se trata de problemas normales de cualquier familia pero que, si no son detectados y solucionados correctamente, pueden conllevar la separación de los socios o, incluso, la ruptura y liquidación de la compañía. Además de que puede romper relaciones familiares que luego serán difícilmente reconciliables.

Conflictos entre socios en el seno de empresas pequeñas:

  • Similar a los conflictos planteados en la empresa familiar. Puede ocurrir que un socio es partidario de hacer ciertos cambios, como incrementar el negocio en mercados nuevos y con productos nuevos, mientras que el otro, quizás considera que no hay que asumir ningún riesgo, ya que la compañía funciona correctamente y da para vivir con comodidades.
  • Cuando alguno de los socios, por un problema personal (por ejemplo, un problema de salud o separación), disminuye su dedicación personal a la compañía. Pero, sin embargo, pretende seguir recibiendo los mismos beneficios en proporción a su participación social, y el otro socio ve incrementada su carga de trabajo sin ver aumentada su remuneración.
  • Cuando uno de los socios incurre en gastos a cargo de la sociedad que el otro no está dispuesto a aceptar (dietas, viajes, etc.).

Conflictos entre directivos en empresas medianas y grandes:

  • Conflictos entre el director financiero y marketing.
  • Desentendidos entre el director financiero y el director de producción.
  • Conflictos entre el director financiero y el director de compras (a quien exige pagos a más largo plazo, más descuentos en los precios y mejores condiciones de financiación).

Acuerdos entre accionistas:

Generalmente derivados de la aprobación de determinados acuerdos sociales que son impugnados por uno o más socios.

Conflictos surgidos en la ejecución de proyectos empresariales comunes:

Que no dan los resultados esperados porque:

  • una de las partes no destina todos los recursos necesarios
  • o quiere obtener todos los beneficios al margen de la otra parte.

Conflictos sobre patentes y marcas:

Cuando una de las partes quebranta una patente para copiar un producto y sacarlo al mercado en beneficio propio. O cuando comercializa un producto bajo una marca propia, pero vulnerando la normativa para inducir a error al consumidor, que adquiere su producto creyendo que está adquiriendo el de su competidor.

La regulación de esta norma contiene un régimen general aplicable a toda mediación que tenga lugar en España y pretenda tener un efecto jurídico vinculante, si bien circunscrita al ámbito de los asuntos civiles y mercantiles, como instrumento eficaz para la resolución de controversias cuando el conflicto jurídico afecte a derechos subjetivos de carácter disponible y respetando las previsiones establecidas en la Ley Modelo de la Comisión de las Naciones Unidas para el Derecho Mercantil Internacional sobre Conciliación Comercial Internacional del año 2002.

La mediación que consista en una reclamación de cantidad que no exceda de 600 Euros se desarrollará preferentemente por medios electrónicos, salvo que el empleo de estos mecanismos no sea posible para alguna de las partes.

mediación
Volver arriba