Mediación

La Mediación es una Alternativa de Resolución de conflictos frente a la vía legal. Es una vía mucho más rápida y económica.

La Mediación busca alcanzar el acuerdo entre las partes por medio de un tercero neutral (el mediador). El mediador no tiene autoridad para imponer, ni adoptar una decisión final, ni debe influir en la resolución del conflicto.

Los acuerdos de mediación son redactados por el mediador, describiendo las condiciones pactadas por las partes. El acuerdo final de mediación tiene la misma eficacia que una sentencia judicial. En caso de incumplimiento de lo estipulado en el acuerdo por alguna de las partes se podrá ejecutar judicialmente para exigir su cumplimiento.

Ámbitos de aplicación de la mediación:

  • La Mediación Familiar: 

Se plantea en el seno de la familia, puede incluir a padres, hijos, abuelos, pareja o familia más extensa. La mediación familiar se aplica en casos de divorcios, separaciones, custodia de los hijos menores, pensiones compensatorias, pensiones alimenticias, gastos extraordinarios, régimen de visitas, de la pareja, o de los abuelos, la utilización de la vivienda familiar, liquidación del régimen matrimonial, liquidación de bienes. Relaciones paterno-filiales, problemas entre hermanos, o con cualquier miembro de la familia. También se aplica la mediación familiar en liquidaciones de herencias o situaciones de dependencia.

  • La Mediación Escolar:

Es un medio indispensable para resolver los conflictos que se generan dentro de instituciones académicas o escolares. Los conflictos pueden surgir entre estudiantes, o entre estudiantes y profesores, o con cualquier componente escolar. La mediación escolar aborda conflictos cotidianos en las aulas, burlas o menosprecio hacia el educador, bullying o acoso escolar entre compañeros…

  • La Mediación comunitaria y/o social comunitaria:

Dirigida a tratar los conflictos que se generen entre aquellas personas que conviven en un mismo barrio, zona o municipio. Trabaja en situaciones como: conflictos vecinales, conflictos sociales, comunidad de propietarios, como en un municipio, zona o barrio. Habitualmente se realiza en colaboración directa con los cuerpos y fuerzas de seguridad de la zona.

  • La Mediación Intercultural:

Se centra en aquellos conflictos que surgen entre personas que comparten culturas diferentes. Trabaja en situaciones como: conflictos por desconocimiento o falta de entendimiento del idioma, por las diferencias culturales, tanto en el ámbito de las personas físicas, como de las personas jurídicas.

  • La Mediación Mercantil (Societaria o Empresarial):

Se desarrolla en el ámbito empresarial, tiene como fin restaurar las relaciones (empresario-trabajadores; entre trabajadores, jefes y trabajadores…), el ahorro de costes y recursos, fortalecimiento de la solvencia de las empresas, etc. La Mediación Mercantil trata aquellos conflictos derivados de las Relaciones Externas de la Empresa o Sociedad, ya sean con clientes como con proveedores, por ejemplo el incumplimiento de contrato.

Características de la mediación:

  • Es un proceso voluntario: No hay obligación de las partes a someterse a mediación ni a llegar a un acuerdo que no les «encaje».La mediación requiere del acuerdo libre y explícito de los participantes, no se puede imponer. No se puede obligar a nadie a tomar parte de un proceso de mediación, o de llegar a acuerdos. Sin voluntariedad no hay mediación.
  • El mediador es un tercero neutral e imparcial: Entenderemos por imparcialidad a que el mediador no se posiciona en favor de ninguna de las partes (otorga un trato similar a las partes de una situación conflictiva). Es un criterio de justicia que sostiene que las decisiones deben tomarse en base a criterios objetivos, sin influencias de sesgos, prejuicios o tratos diferenciados por razones inapropiadas.
    Y entenderemos por neutralidad a no emitir juicios de valor sobre las partes, manteniendo una posición de igualdad frente las diferentes posturas, sin crear alianzas con ninguno de los participantes en el conflicto.
  • Todo el proceso de mediación está sujeto a confidencialidad: Durante el periodo de duración de la mediación, toda información y/o documentación que gire en torno a los participantes y al proceso (discusiones, negociaciones, acuerdos…), son totalmente confidenciales.
La mediación se realiza mediante:
  • El análisis e identificación de las causas que generan el conflicto. Por ello, debe apoyarse sobre informes y documentación previa.
  • El establecimiento de las necesidades e intereses de las partes enfrentadas para que puedan ser satisfechas.
La mediación permite obtener los siguientes beneficios:
  • Mayor rapidez y con menor coste económico que un juicio.
  • Permite la continuidad de relación entre las partes (ya sea comercial, laboral, vecinal…)
  • Garantiza la confidencialidad.
  • Otorga a las partes mayor control en la resolución negociada.
  • Mayor satisfacción con los resultados.
  • Menor desgaste para las partes.
Los principales motivos de por qué elegir la mediación frente a un proceso judicial:
  • El actual desbordamiento de los tribunales, donde se multiplican más los procedimientos abiertos.
  • El tiempo empleado para resolver un conflicto. Los procesos judiciales por regla general, tienden a alargarse, lo que empeora o agrava la situación conflictiva.
  • El coste que supone enfrentarse en un tribunal (los gastos económicos inherentes a dichos procedimientos).
  • La satisfacción de las partes.
  • Si necesitas un abogado, encúentralo en www.consultoriojuridico.es

¿El acuerdo de la mediación es papel mojado?

No. El acuerdo vincula a las partes firmantes.

El acta de mediación puede llevarse a un notario para que la eleve a escritura pública. De esta forma, si alguna de las partes pretende librarse de cumplir con lo pactado, el acuerdo tendrá eficacia ejecutiva en los tribunales.

Preguntas frecuentes sobre la mediación

¿Es obligatorio acudir a Mediación? 

La mediación es un proceso totalmente voluntario, nadie puede obligar a las partes a asistir a un proceso de mediación sin su consentimiento.

Cuando nos encontramos inmersos en un procedimiento judicial, el juez podrá invitarnos a una sesión informativa de mediación, pero las partes tendrán plena libertad de aceptar o rechazar la invitación.

Si finalmente las partes han decidido iniciar el proceso, tampoco resulta obligatorio seguir asistiendo a las sesiones, sino que es posible desistir en cualquier momento si se aprecia que no es viable continuar o simplemente no nos encontramos a gusto con el proceso, se lo podemos comentar a nuestro mediador para que cierre el proceso.

¿Cuál es la función del mediador? ¿Va a decidir algo?

El mediador NO podrá decidir ni tampoco proponer soluciones sobre al conflicto. Solamente las partes serán las encargadas de alcanzar un posible acuerdo entre ellas.

El mediador es una figura imparcial y neutral, que únicamente se encargará de dirigir el proceso, facilitando la comunicación y acercando las posturas para que las partes puedan generar diversas opciones que pongan fin a su conflicto.

El mediador aplicando las técnicas de la mediación, controla los niveles de tensión, asegura a las partes el uso alternativo de la palabra, aclara posturas y frena la dinámica de aumento del conflicto. Trabaja para devolver a las partes en conflicto el control sobre sus propias decisiones, guiándoles en el proceso, asegurando una comunicación eficaz con el fin de lograr un acuerdo satisfactorio, factible y sostenible en el tiempo.

¿Ocurre algo en el caso de que no pudiera llegarse a un acuerdo?

Si resulta imposible alcanzar un acuerdo pactado que pueda satisfacer los intereses de las partes, no pasaría absolutamente nada, ya que la mediación puede utilizarse como una vía previa al proceso judicial, quedando siempre abierta la posibilidad de que un juez pueda poner fin al conflicto con su resolución o acudir a otro procedimiento más adecuado.

Además, como la confidencialidad durante la mediación va a estar asegurada en todo momento, todo lo que se trate durante las sesiones no podrá ser utilizado en un momento posterior.

Tanto las partes como el mediador, al inicio del proceso van a firmar el compromiso de guardar secreto de lo tratado en Mediación.

¿Qué validez tiene el acuerdo al que se llegue en Mediación?¿Es fiable?

La validez del acuerdo durante un proceso de mediación podrá tener igual validez que una sentencia judicial, en el caso de que se eleve a escritura pública o se homologue por un tribunal, ya que adquiere un carácter ejecutivo.

¿Qué pasa si no se cumple un acuerdo de mediación?

Esto significa que si una parte incumple el acuerdo, la otra podría recurrir a la vía judicial directamente para pedir el cumplimiento del pacto firmado, reduciendo mucho los plazos al obtener una mayor seguridad jurídica en este sentido.

La validez del acuerdo, si se decide no elevar a escritura pública, será la de un acuerdo firmado entre las partes rubricado con la firma de un mediador profesional.

Y si hay un juicio pendiente, ¿Es posible acudir a mediación?

Si existiera un juicio pendiente en el momento que se solicitara la Mediación, es posible pedir la suspensión del procedimiento judicial para tratar el asunto en una mediación fuera de los Juzgados.

¿Qué papeles o documentos necesito para una mediación?

Esto depende del mediador o del servicio al que recurras para realizar el proceso de mediación.

En serviciosdepsicologia.es nos encargamos de facilitar a las partes todos los documentos necesarios para realizar adecuadamente el proceso (Actas de inicio/finalización del proceso de mediación, información previa, formularios..). También nos ocupamos de redactar el acta final de acuerdo de la mediación en el caso de que se alcance, y te indicaremos la mejor forma de proceder a la hora de elevar el acuerdo a escritura pública u homologarlo, con el fin de  dotar al acuerdo de una mayor eficacia jurídica.

Necesito una Mediación Online ¿Puedo realizar un proceso de mediación desde mi casa?

Se puede llevar a cabo una mediación completa desde casa cumpliendo con todas las garantías necesarias, y aportando unas ventajas extra como la eliminación de las barreras geográficas o la posibilidad de no compartir el mismo espacio físico con una persona con la que tenemos un problema y queremos mediar.

La flexibilidad de la mediación permite adaptarse completamente a las partes y al entorno en el que vivimos, por ello, los mediadores pueden ofrecer estos servicios siempre que se guarden todas las garantías y los usuarios puedan encontrarse a gusto.

¿Dónde se regula la mediación online?

La ley no determina un concepto de la mediación online y la regula vagamente en la ley 5/2012 y en el Real Decreto 980/2013.

Por otro lado hay que mencionar el Proyecto del Real Decreto, que sí regula expresamente el desarrollo de la mediación electrónica.

mediación
Volver arriba