Cómo otorgar testamento

testamento

La sucesión testada se rige por las reglas establecidas por el causante en el testamento. El testamento se abre al fallecimiento del testador, procediéndose a la sucesión conforme a las últimas voluntades del testador.

El Código Civil define el testamento como aquel acto por el cual una persona dispone para después de su muerte de todos sus bienes o parte de ellos.

Son incapaces para otorgar testamento (artículo 663 del Código Civil):

  1. Los menores de catorce años.
  2. El que habitual o accidentalmente no se halle en su cabal juicio: esto Incluye trastorno mental transitorio (embriaguez, delirio febril).

Para apreciar la capacidad del testador hay que estar al tiempo del otorgamiento del testamento, ya que el testamento hecho antes de la enajenación es válido (art 664).

El notario deberá asegurarse de que el testador tiene capacidad suficiente para testar.

Formas testamentarias previstas legalmente:

Testamentos Ológrafos:

Son redactados de puño y letra por el testador, que ha de ser mayor de edad (artículos 678 y 688 C.c.).

Se llama ológrafo el testamento cuando el testador lo escribe por sí mismo en la forma y con los requisitos siguientes:

  • Sólo podrá otorgarse por personas mayores de edad.
  • Autografía: para que sea válido deberá estar escrito todo él y firmado por el testador.
  • Las adiciones de un tercero una vez otorgado, no le restan eficacia.
  • Ha de ser totalmente escrito, no es válido el empleo de máquina de escribir, ordenador, magnetófono, disco o cualquier otro soporte.
  • Deberá ser escrito en una materia que consienta la protocolización, que es imprescindible: papel.

Testamentos Abiertos:

El testador presta su voluntad ante Notario. La voluntad testamentaria es conocida por todos ellos.

Se otorga ante notario hábil para actuar en el lugar del otorgamiento. El escrito no tiene que ser necesariamente de su puño y letra, ni entregarlo el testador personalmente.

Deberán concurrir 2 testigos idóneos cuando:

  • El testador declare que no sabe o no puede firmar el testamento.
  • Cuando el testador, aunque pueda firmarlo, sea ciego o declare que no sabe o no puede leer por sí el testamento.
  • Si el testador no sabe o puede leer el testamento y es además, enteramente sordo, los testigos leerán el testamento en presencia del notario y deberán declarar que coincide con la voluntad manifestada.
  • Cuando el testador o el notario lo soliciten.

También deben concurrir al otorgamiento: los testigos de conocimiento, los facultativos que determinaron la capacidad y el intérprete si fuese necesario.

Testamentos cerrados:

En el caso de los testamentos cerrados, el testador entrega al Notario un sobre donde se contiene su última voluntad (artículos 680 y 706 C.c.).

El testamento es cerrado, cuando el testador, sin revelar su última voluntad, declara que ésta se halla contenida en el pliego que presenta a las personas que han de autorizar el acto (artículo 680 del Código Civil). Es un testamento notarial.

Ha de ser autorizado por notario hábil para actuar en el lugar del otorgamiento. Se requieren 2 testigos idóneos, si así lo solicitan el notario o el testador. Se realiza por escrito. Redactado por testador o un tercero (art.  706).

El artículo 708 del Código Civil prohíbe el uso del testamento cerrado a los ciegos y a los que no sepan o puedan leer.

Testamentos especiales:

  • Testamento militar: el otorgado en tiempo de guerra (artículos 716 y siguientes del C.c.).
  • Marítimo: otorgado durante un viaje marítimo (artículo 722 del C.c.).
  • En país extranjero (artículo 732 C.c.).

Deberes de los que tengan en su poder un testamento:

  • La persona que tenga en su poder un testamento cerrado, deberá presentarlo al Notario competente luego que sepa el fallecimiento del testador.
  • Si lo tiene en su poder en notario autorizante deberá comunicarlo a los parientes del difunto.
  • Plazo: 10 días: será responsable de los daños y perjuicios que ocasione su negligencia.
  • Si media dolo perderá, además, todo derecho a la herencia, si lo tuviere como heredero abintestato o como heredero o legatario por testamento. En esta misma pena incurrirán el que sustrajere dolosamente el testamento cerrado del domicilio del testador o de la persona que lo tenga en guarda o depósito, y el que lo oculte, rompa o inutilice de otro modo, sin perjuicio de la responsabilidad criminal que proceda.
Volver arriba