Naiara Alonso

naiara alonso

Soy Naiara Alonso

Psicóloga y Abogada

Máster en Psicologí­a Jurídico-Forense.

Psicóloga con N° de colegiada CV12918. Colegio Oficial de Psicólogos de la Comunidad Valenciana.

Abogada con Nº de colegiada 19721 del Colegio de Abogados de Valencia (ICAV).

Estoy especializada en Mediación Civil, Familiar y Mercantil, y en Coordinación de parentalidad. También estoy acreditada en Psicología General Sanitaria.

Inscrita en el turno de oficio de Psicólogos Jurí­dicos-Forenses y en el Listado Oficial de Psicólogos Especialistas en Coordinación de Parentalidad.

Soy Perito Psicóloga acreditada, colaboro con profesionales del Derecho, particulares y con la Administración de Justicia. Desde 2014 he llevado a cabo cientos de intervenciones en procesos legales de todas las áreas.

Abogacía

Abogada ejerciente en todo el territorio nacional. Experta en Derecho de Familia, ha llevado numerosos asuntos de Divorcios, Regímenes de Custodias de menores, regímenes de visitas, violencia de género…  El proceso de separación y divorcio, casado o no, es uno de los momentos más duros por los que puede atravesar cualquier persona a lo largo de su vida. 

La ayuda legal preventiva es uno de los servicios más valiosos que puedes tener. Hay muchas situaciones que implican derechos y responsabilidades legales. Nos ponemos en marcha desde el primer minuto para ayudarte a atravesar este difícil momento en el menor tiempo posible, a través de negociaciones ágiles y determinación en los Juzgados y Tribunales.

No solo te asesoramos correctamente, sino que, te acompañaremos durante todo el proceso proporcionándote todo el apoyo tanto legal como psicológico necesario. ¡No dudes en contactar con nosotros para hacernos cualquier consulta! Te ofreceremos una atención personalizada.

Informes periciales psicológicos

Los profesionales del Derecho en España cada vez solicitan con más frecuencia la elaboración de informes periciales a psicólogos forenses para que les asesoren en la valoración de las condiciones psicológicas de un individuo implicado en un proceso judicial. 

El informe pericial psicológico se realiza por un psicólogo forense para indicar el estado mental de una persona en un proceso judicial. Los jueces y los abogados lo solicitan como herramienta para determinar la situación mental del acusado en el momento de los hechos. Mediante este informe, el psicólogo realiza un análisis de la conducta humana en el ámbito judicial. Por ello, estos informes pueden ser determinantes para la valoración del juez. 

Para la valoración psicológica del sujeto peritado, se necesitan varias sesiones de evaluación, puesto que lo más importante en los informes periciales es demostrar el nexo causal entre un hecho y la afectación psicológica del paciente.

Mediación

La función del mediador consiste en ayudar a que las partes lleguen a tomar una decisión propia sobre la solución de la controversia.

La mediación es un procedimiento no obligatorio. Ello significa que, aun cuando las partes hayan convenido en someter una controversia a la mediación, no están obligadas a continuar el procedimiento de mediación después de la primera reunión. En este sentido, las partes controlan siempre la mediación. 

El carácter no obligatorio de la mediación también significa que no se puede imponer una decisión a las partes. Para poder llegar a una solución, las partes deben aceptarla voluntariamente. Por consiguiente, contrariamente a un juez o a un árbitro, el mediador no es una persona que toma decisiones. 

Puede ser solicitada por toda persona física o jurídica, tanto pública como privada, afectadas por un conflicto o litigio de los ámbitos antes esclarecidos. Los menores de edad y las personas con capacidad modificada judicialmente podrán solicitar y ser partícipes a través de sus representantes legales o bien en la medida en la que tengan capacidad para disponer del objeto de conflicto, según la normativa vigente.

Coordinación de parentalidad

El coordinador parental es una figura basada en la protección del interés superior del menor. En consecuencia, debe contar con la colaboración de entidades públicas y privadas, y de los profesionales que hayan intervenido previamente con la familia. Hay muchos casos en los que surge conflictividad parental, puesto que, no siempre los progenitores encuentran solución pacífica a los desacuerdos. Los procedimientos judiciales post-divorcio crecen, ocasionando un colapso judicial con la consecuente inestabilidad emocional del menor. 

Las principales funciones del coordinador de parentalidad son: entrevistar a los padres, menores, miembros de la familia, profesores y médicos psiquiatras o psicólogos que atiendan a padres o hijos, recabar la información que se estime necesaria, evaluar la situación del menor y de su familia, asesorar y consensuar con los padres las medidas de aproximación adecuadas, realizar dictámenes técnicos sobre la situación del menor y de su familia, informar al juzgado de los acuerdos a los que las partes hayan llegado con su intervención.

naiara alonso
Volver arriba