Trastorno mental transitorio

Trastorno mental transitorio

¿Qué es el trastorno mental transitorio?

La Jurisprudencia ha definido el concepto de trastorno mental transitorio como: “una alteración psíquica de cierta intensidad no permanente, a la cual deben asimilarse, no solo ciertas personalidades que no tienen alterada su conciencia de modo estable, como los epilépticos y que reaccionan estímulos exógenos, de cierta importancia sino también los estados emocionales o pasionales derivados de un arrebato o de una obcecación tan hipertrofiados y de tal entidad y magnitud que determinan la supresión de las facultades intelectivas y volitivas.”

Este trastorno se puede presentar de dos formas: con base patológica y sin base patológica.

En caso de que se presente con base patológica, la enfermedad se ve asentada sobre características deficitarias del funcionamiento mental del sujeto. En el caso de que se presente sin base patológica, no existen alteraciones significativas. Puede ser causada por un agente extrínseco, como la ingesta de alcohol, consumo de opiáceos y embriaguez patológica.

El trastorno mental transitorio puede ser ocasionado por una intoxicación aguda por sustancias de abuso.

También puede ser eximente incompleto, es decir, hace de atenuante. Si se puede demostrar enajenación mental o algún tipo de alteración grave de la conciencia. En este caso, el juez puede imponer unas medidas para ello además de la pena. Y se puede reducir o extinguir la condena según el resultado del tratamiento.

Principales características del trastorno mental transitorio

  • Que se inicie de forma brusca, rápida, aguda y que no tenga problemas anteriores, es decir, que se encuentre sano.
  • Tiene incidencia sobre su psiquismo de forma que disminuya o anule de forma muy grave sus facultades mentales básicas.
  • Que se desencadene por una causa inmediata y que se pueda demostrar fácilmente.
  • Tiene una duración breve.
  • Presenta una curación rápida, sin secuelas y sin probabilidades de que se pueda repetir en otro momento.
  • Que no sea provocado.
  • Que presente un trastorno mental previo que haga que se descompense. Aunque este requerimiento no es uniforme en la jurisprudencia del trastorno mental transitorio.

Posibles orígenes del trastorno mental transitorio.

  • Exacerbación repentina de una enfermedad mental subyacente. Por ejemplo, intoxicaciones o traumatismo craneales, psicosis reactiva breve o trastorno explosivo aislado, etc.
  • Embriaguez alcohólica plena y fortuita.
  • Ingestión, inhalación o asimilación de drogas tóxicas, estupefacientes o psicotrópicas.
  • Reacciones vivenciales anormales y respuestas psicológicas con fuerte contenido emocional.

¿Cuál es la naturaleza del trastorno mental transitorio?

El trastorno mental transitorio se encuentra en una categoría intermedia entre la imputabilidad y la inimputabilidad. El sujeto que sufre esta perturbación de cierta intensidad pero transitoria, obra con una capacidad disminuida para entender la ilicitud de acuerdo con esta comprensión.

Por ello, su imputabilidad puede ser menor, sin llegar a ser inimputable como en el caso de las perturbaciones plenas, intensas y permanentes. Estas pueden actuar como eximentes completas de la responsabilidad criminal.

El Código Penal extiende el concepto de enfermedad relevante para excluir la culpabilidad de la persona totalmente y consecuentemente su responsabilidad criminal. En casos en los que los episodios de perturbación mental permanentes se aprecian como una circunstancia que exime o atenúa la responsabilidad criminal al sujeto. Todo ello, atendiendo a los efectos psicológicos de esa perturbación en el sujeto atendiendo a los efectos psicológicos de esa perturbación mental permanentes.

¿Qué nos cuenta el Código Penal?

Según el artículo 20 del Código Penal, están exentos de responsabilidad criminal;

  1. Al tiempo de cometer la infracción penal, a causa de cualquier anomalía o alteración psíquica, no pueda comprender la ilicitud del hecho o actuar conforme al hecho.
  2. El trastorno mental transitorio no eximirá de pena cuando hubiese sido provocado por el sujeto con el propósito de cometer el delito o hubiera previsto cometerlo.
  3. El que al tiempo de cometer la infracción penal se halle en estado de intoxicación plena. Por el consumo de bebidas alcohólicas, drogas tóxicas, estupefacientes, sustancias psicotrópicas u otras que produzcan efectos análogos. Siempre que no haya sido buscado con el propósito de cometerla o no se hubiese previsto su comisión o se halle bajo un síndrome de abstinencia.
  4. Por sufrir alteraciones en la percepción desde el nacimiento o desde la infancia, tenga alterada gravemente la conciencia de la realidad.
  5. El que obre impulsado por miedo insuperable.

Según el artículo 21 del Código Penal, son circunstancias atenuantes:

  1. Las causas expuestas en lo anterior, cuando no concurrieren todos los requisitos para eximir de responsabilidad en sus respectivos casos.
  2. La de actuar el culpable a causa de su grave adicción a las sustancias mencionadas en el número 2.º del artículo anterior.
  3. Haber procedido el culpable a reparar el daño ocasionado a la víctima, o disminuir sus efectos. En cualquier momento del procedimiento y con anterioridad a la comparecencia del acto del juicio oral.
  4. La dilación extraordinaria e indebida en la tramitación del procedimiento. Siempre que no sea atribuible al propio inculpado y que no guarde proporción con la dificultad de la causa.

¿Cuál es la diferencia entre el trastorno mental transitorio y la obcecación, arrebato u otro estado pasional?

El arrebato está relacionado directamente con las emociones y aparece cuando hay una reacción instantánea y dinámica del sentimiento.

La obcecación está relacionada con la pasión. Es un estado de ofuscación que se mantiene y es duradero en el tiempo.

Ambas reacciones son de tipo afectivo y cuando se manifiestan en una persona que no padece ningún trastorno se suele desestabilizar. Ocasiona una disminución en su imputabilidad puesto que es un estado pasajero.

Se diferencia principalmente del trastorno mental transitorio porque aparece sin trastorno mental.

Recuerda que el trastorno mental transitorio:

  • Consiste en una perturbación de las facultades volitivas e intelectivas o ambas del sujeto de carácter transitorio.
  • Es una circunstancia que exime (causa de inimputabilidad) o atenúa la responsabilidad criminal del sujeto, siempre que no haya sido provocada, recogida en el art. 20.1 CP.
  • Se diferencia de la anomalía o alteración psíquica en que es limitado en el tiempo.
  • Se diferencia del arrebato u obcecación en que éste es una ofuscación que afecta a la inteligencia, pero sin llegar a anularla.
Volver arriba