Tutela de menores

tutela menores

La tutela de menores es la institución jurídica constituida con el objetivo de proteger a un menor de edad no emancipado en situación de desamparo y no sujeto a patria potestad. Se realiza a través del nombramiento de un tutor, que será controlado y supervisado judicialmente. 

La tutela puede organizarse según dos sistemas:

  • El sistema de tutela de familia; en la que la función tutelar se encomienda al grupo familiar.
  • El sistema de tutela de autoridad; en la que el tutor se encuentra bajo la vigilancia, supervisión y control de la autoridad judicial pública. 

¿Cómo se nombra al tutor?

La autoridad determina las personas que cumplen con las condiciones requeridas para realizar la función de tutor. De esta manera se designan para el ejercicio de la tutela:

→Personas físicas que no estén inhabilitadas según la normativa vigente.

→Personas jurídicas sin ánimo de lucro que tengan por finalidad la asistencia y la protección a menores. 

El orden de preferencia para el nombramiento de la tutela suele ser el siguiente:

  1. Las personas propuestas por los progenitores en testamento o documento público firmado ante notario.
  2. Los hermanos designados por la autoridad.

Según el artículo 213 del Código Civil para el nombramiento del tutor se preferirá:

1.º A la persona o personas designadas por los progenitores en testamento o documento público notarial.

2.º Al ascendiente o hermano que designe la autoridad judicial.

Se considera beneficiosa para el menor la integración en la vida de familia del tutor.

Características del tutor 

El tutor que se quede la tutela del menor se tiene que caracterizar por lo siguiente: 

Subsidiariedad: la tutela es un mecanismo paralelo y subsidiario de la patria potestad. Mientras que las madres ejerzan la patria potestad, la tutela se queda en el banquillo. Sólo en caso de que no haya patria potestad, la tutela puede saltar al terreno de juego.

Naturaleza pública del cargo: los jueces y el Ministerio Fiscal deben actuar de oficio para constituir la tutela cuando se cumplan los requisitos para ello.

Obligatoriedad: el tutor legal debe cumplir determinadas funciones en beneficio del tutelado. Sólo hay algunas circunstancias en las que la ley te permite no ser o dejar de ser tutor.

Generalidad: La tutela implica el cuidado y protección «integral» tanto del menor tutelado como de sus bienes. Es un mecanismo de representación legal sustitutiva de la falta de capacidad, por ser menor de edad no emancipado, del pupilo. Esta es la gran diferencia entre la tutela y la curatela. Ya que la curatela se establece sólo para actos concretos y determinados, y se limita a completar la capacidad.

Control judicial: el tutor ejerce bajo la vigilancia del Ministerio Fiscal, que actúa de oficio o a instancia de cualquier interesado. Además, el juez puede establecer las medidas de vigilancia y control que considere oportunas, siempre en beneficio del menor tutelado. 

Funciones del tutor 

Las funciones principales se destacan las establecidas por el artículo 228 del Código Civil:

  1. Proveer alimentos.
  2. Proporcionar de lo necesario para garantizar su educación, no solo en lo que refiere al sistema educativo, sino también una formación integral como persona.
  3. Facilitar las herramientas para que el menor alcance una inserción social.
  4. Antes de la toma de cualquier decisión respecto de la tutela informar al menor, propiciar un espacio de expresión de sus voluntades.
  5. Presentar la rendición de cuentas a la autoridad judicial de manera periódica tal como se fija en su designación.

¿Puede existir más de un tutor?

La tutela será ejercida por un solo tutor. En cambio, hay posibilidad de designar varios tutores en algún caso excepcional. 

Una de las razones principales es la necesidad de un tutor para las decisiones personales. Y el otro tutor para los asuntos relacionados al patrimonio de la persona. Es decir, cada uno responderá a su respectiva competencia, salvo circunstancias comunes que impliquen a ambos. 

Existen otros supuestos en los que se permite el nombramiento de más de una persona para la institución de la tutela. 

Los supuestos planteados son los que se presentan a continuación:

  • El documento público o testamento de los progenitores en los que designan a diferentes tutores y tendrá un carácter solidario.
  • Cuando el nombramiento recae sobre el tío del menor y la autoridad cree conveniente que recaiga el ejercicio de la tutela también sobre el cónyuge del tutor.

¿Qué diferencia hay entre tutela y curatela?

La principal diferencia entre la tutela y la curatela se encuentra en la capacidad de la persona. La tutela carece de capacidad y necesita una representación para regir su persona y administrar sus bienes. 

El sometido a la curatela es capaz y sólo requiere un complemento de capacidad para poder realizar determinados actos. 

Tipos de tutela 

En nuestra legislación existen dos tipos de tutelas:

  • La tutela ordinaria: este tipo de tutela se constituye cuando no hay personas que ejerzan la patria potestad de los menores de 18 años. Debe constituirse siempre judicialmente.
  • La tutela automática o por ministerio de la Ley: este tipo de tutela se establece cuando las menores se encuentren en situación de desamparo, es decir privadas de la necesaria asistencia moral o material. La tutela automática es acordada por una Entidad Pública.

El ejercicio de la tutela

El tutor que ejerce la tutela tiene diferentes funciones que acatar. Las funciones tutelares son un deber y se ejercen siempre en beneficio del tutelado, estando bajo la salvaguarda y protección de la autoridad judicial.

La tutela se ejerce bajo la vigilancia del Ministerio Fiscal. Debe actuar en beneficio del menor de oficio o a instancia de la persona menor de edad o de cualquier interesado.

La extinción de la tutela

Las causas de extinción de la tutela son las siguientes:

  • Por la mayoría de edad, emancipación o concesión del beneficio de la mayoría de edad al menor.
  • Por la adopción del menor.
  • Cuando, habiéndose originado por privación o suspensión de la patria potestad, el titular de ésta la recupere. O, cuando desaparezca la causa que impedía al titular de la patria potestad ejercitarla de hecho.
  • Por muerte o declaración de fallecimiento del menor.
  • Una vez extinguida la tutela, el tutor debe rendir cuentas de su gestión a la autoridad judicial.

Contacta con nosotros

Si necesitas más información sobre la tutela de menores contacta con nosotros.

Volver arriba